Google+ Por Nuestros Niños....: Clinica, Diagnostico y Manejo de pacientes con falla intestinal

Buscar en este blog

Cargando...

viernes, 8 de enero de 2010

Clinica, Diagnostico y Manejo de pacientes con falla intestinal

Los Trastornos de la motilidad gastrointestinal en sus formas más graves puede conducir directamente al fracaso intestinal. La función motora anormal también puede contribuir a la disfunción del intestino general de los niños que tienen otras enfermedades subyacentes gastrointestinales, tales como la enfermedad de Hirschsprung o gastrosquisis. Conocer la magnitud y la gravedad de los segmentos de dismotilidad ha tenido  directas implicaciones terapéuticas y pronósticas. Nuestra capacidad para estudiar la motilidad gastrointestinal ha mejorado mucho en los últimos años, con el desarrollo de menos pruebas invasivas  diagnósticas. El tratamiento óptimo de los niños con trastornos de la motilidad intestinal se basa en un enfoque multidisciplinario, que se centra en la optimización de la nutrición, la mejora de la motilidad gastrointestinal y la reducción de la discapacidad psicosocial. La educación del paciente es importante para evitar la agravación de los síntomas causados por las indiscreciones de la dieta.
El resultado para los niños con enteropatías congénita o resecciones masivas quirúrgica ha mejorado significativamente en los últimos dos decenios. Los avances en la comprensión de la fisiopatología de la diarrea intratable y de las mutaciones que causan muchos de los enteropatías congénitas han permitido la implantación de medidas preventivas para la diarrea intratable, y han permitido a los médicos  proporcionar una adecuado tratamiento de inmuno-mediadas para enfermedades congénitas diarreicas. Los niños con síndrome de intestino corto de tipo quirúrgico también se enfrentan a un mejor resultado debido a las mejoras en la composición de la nutrición parenteral (TPN) y en las estrategias de alimentación enteral. Ahora se reconoce que, a través de la adaptación, la pequeña superficie de absorción intestinal y la función puede mejorar con el tiempo para facilitar la emancipación de la nutrición parenteral. Más allá de provisión de nutrición enteral, las terapias complementarias, como el uso juicioso de la supresión de ácido, de antibióticos, agentes procinéticos, y la fibra soluble parecen acelerar el ritmo de adaptación en los niños pequeños. En el futuro, las hormonas tróficas como el factor de crecimiento epidérmico (EGF) o péptido similar al glucagón 2 (GLP-2) pueden ser miembros de rutina del arsenal terapéutico para el síndrome de intestino corto de tipo quirúrgico, por lo que seguir mejorando los resultados.

El manejo del niño con falla intestinal es complejo, y se está convirtiendo en un campo de múltiples especialidades  por equipos de expertos de cirujanos, gastroenterólogos y nutricionistas. Los pacientes están en riesgo de complicaciones médicas, quirúrgicas y nutricionales que deben preverse para que puedan prevenirse o tratarse apropiadamente. Las Infecciones asociadas al catéter  y la insuficiencia intestinal, las enfermedades hepáticas asociadas son complicaciones importantes  la probabilidad de impacto de la adaptación del intestino y la supervivencia a largo plazo. La evaluación clínica de un paciente pediátrico con falla intestinal debe incluir una evaluación del niño en el contexto de los factores pronósticos reconocidos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada