Google+ Por Nuestros Niños....: La Relacion medico - paciente

Buscar en este blog

Cargando...

viernes, 12 de diciembre de 2008

La Relacion medico - paciente

Toda persona, cualquiera que sea su posición socio-económica o cultural merece a nuestra máxima atención, buen trato y consideración. El paciente espera del médico una actitud amistosa y simpática. La sonrisa es un desafío muy sutil: hay que responderla cuando el interlocutor la inicia: no hacerlo deteriora de entrada la relación médico-paciente. Tomar la iniciativa frente a un paciente indiferente o notoriamente serio, abre casi siempre las puestas a la primera impresión agradable que causa un médico seguro y confiado, pero cálido y amistoso dotado de encanto y de buen humor que demuestra interés y preocupación por el paciente que inspira confianza y es auténtico, la competencia sin simpatía es tan mala como el encanto sin habilidad el carisma no se aprende y quienes lo poseen deben ser consientes de ello y saber administrarlo.

La Persona

  1. normalmente concebimos a la persona como un «sujeto» que se posee a sí mismo y que dispone libremente de sí mismo.
  2. en este sentido decimos que la persona es autónoma
  3. una y otra vez se insiste en que es una obligación ética respetarla autonomía de la persona.
  4. esta concepción de la persona no tiene en cuenta factores importantes:

  •         que la persona en estado crítico quizá no pueda ejercer su autonomía
  •          que no tenga la educación suficiente para entender su cuadro médico y las implicaciones de las intervenciones que se le proponen
  •          que no pueda ejercer su autonomía a causa de un deterioro mental grave
  •         que esté dependiente del punto de vista de sus familiares, que puede ser:

a) interesado

b) poco informado

En estas situaciones, ¿son suficientes los siguientes procedimientos?:

1.       ¿el «consentimiento informado»?

2.       ¿el esfuerzo del médico por informar al paciente y a sus familiares de manera clara y comprensible?

3.       ¿reconstruir lo que el paciente hubiera querido en estado sano?

 Un dilema ético

Puede surgir un dilema ético entre:

•Respetar la autonomía del paciente

•el juicio médico profesional sobre el tipo y la necesidad o oportunidad de una intervención

 Indicadores para una solución

1. Cambiar el concepto de persona

a) ajustarlo más a la realidad existencial

b) quitarle su carácter exclusivamente racional

c) destacar la relacionalidad: cada persona se realiza en sus interrelaciones personales y en su propio ambiente sociocultural

2. Entonces es clave la relación médico-paciente

 La descripción del «respeto»

 ·         El respeto al paciente se logra por la reciprocidad, comunicación y preocupación”

·         “no se demuestra por el «consentimiento informado», sino por la respuesta atenta y sensible a los matices de la conducta del paciente, sea verbal o no-verbal”

·         se puede, por ejemplo, ante un paciente con cáncer, introducir en el diálogo una palabra sugestiva como «situación algo seria» o «complicación» o, ante la demencia, un déficit cognoscitivo

·         luego dejarse guiar por la reacción del paciente para apreciar si es capaz de asimilar el diagnóstico

·         poner atención en las preguntas que el paciente hace o no hace

·         dejar abierta la posibilidad de información más directa conforme se vaya desarrollando el diálogo

La relación médico-paciente

1. No es solo profesional, sino también humana

2. En ella se juega la dignidad de cada uno

3. Se desarrolla en la esperanza de poder curar y de ser curado

4. Necesita de empatía, confianza, compasión y sensibilidad

5. Es desigual en términos profesionales, no en términos humanos

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada